por  Amarilis Yera López     ,      28 de Octubre de 2016     461 Views     Comentarios desactivados en Corredor Ecológico del Noreste: una reserva natural indispensable  

Voz Científica: Luis Rivera Herrera 

El Corredor Ecológico del Noreste, una reserva natural que cuenta con especies endémicas en peligro de extinción, tiene un valor ecológico, turístico y económico indispensable para Puerto Rico, asegura el ganador del Premio Ambiental Goldman del 2016, Luis Jorge Rivera Herrera.

La Coalición Ambiental Pro Corredor Ecológico del Noreste, organización de la cual Rivera Herrera es portavoz, ha liderado los esfuerzos de protección del Corredor. Actualmente sus miembros se encuentran “elaborando las diferentes iniciativas para concretizar muchos de los esfuerzos dirigidos a lograr la conservación del Corredor”, asegura Rivera Herrera.

Los esfuerzos dirigidos a la protección del Corredor han llevado a Rivera Herrera a recibir el Premio Ambiental Goldman, el mayor galardón para activistas ambientales otorgado por los logros en la protección del medioambiente. Rivera Herrera es el tercer puertorriqueño que recibe el premio. Su nombre se une al de Rosa Hilda Ramos, portavoz de las Comunidades Unidas Contra la Contaminación de Cataño y al del ingeniero Alexis Massol, de Casa Pueblo de Adjuntas.

goldman-winner

El activista ambiental asegura que un elemento indispensable para la conservación del corredor es continuar fomentando actividades de investigación. Una de las actividades de mayor importancia, según Rivera Herrera, es continuar con las labores de monitoreo para determinar la actividad de migración y anidaje de las tortugas marinas, especialmente los tinglares, en la zona del Corredor. Con esta información aspiran a la protección de esta especie que en el pasado estuvo clasificada en peligro de extinción y aún se encuentra en estado vulnerable.

Las playas de esta zona, localizadas en la franja costera entre Luquillo y Fajardo, se encuentran entre las playas más importantes para el anidaje de tinglares, la tortuga marina más grande del mundo. También se están realizando trabajos de investigación para determinar las especies de murciélagos que habitan en la zona. Estos animales son responsables de eliminar muchas de las plagas de insectos que se alimentan de cultivos y de polinizar numerosas especies de plantas.

Además de los esfuerzos de conservación entorno a la fauna del Corredor, también se realizan estudios sobre las especies de plantas que prosperan en el área. Según Rivera Herrera, la región noreste del Corredor cuenta con una gran concentración de especies endémicas en peligro de extinción.

screen-shot-2016-10-28-at-3-47-54-pm

“Se ha identificado (el área noroeste del Corredor) como un bosque primario por ser un área que apenas ha sufrido el impacto por el ser humano, particularmente deforestación. Por alguna razón, que desconocemos al día de hoy, no fue impactada en el pasado a diferencia del resto del corredor,” comenta el activista científico ante el hecho de que en el pasado el resto del Corredor fue utilizado para actividades de ganadería y para la siembra de caña de azúcar.

Aparte de la importancia ecológica, Rivera Herrera recalca la importancia que tiene el Corredor para nuestra economía. La industria farmacéutica, la industria lechera y el turismo son tres de las áreas que más se benefician de su riqueza ecológica. “No es casualidad que gran parte de las instalaciones o fabricas relacionadas a la farmacéutica, así como las vaquerías, están ubicadas en el norte de Puerto Rico y es que las mismas dependen del agua subterránea que es producida por la zona del Carso,” explica el planificador ambiental.

De igual manera, cataloga la industria turística como una crucial. “Al día de hoy (la industria turística) está dirigida a lo que es el sector de playa y arena, por lo tanto, es sumamente crítico proteger nuestro litoral costero y todos los ecosistemas relacionados al mismo para, no solo mantener la actividad turística que tenemos hoy día, si no poder aspirar a que hayan más turistas”, recalca Rivera Herrera.

El Corredor Ecológico del Noreste alberga más de 40 especies endémicas y amenazadas. Su espacio no solo incluye playas sino manglares, bosques costeros, pantanales, comunidades de coral y una laguna bioluminiscente.

A finales de la década de los 90 el Corredor se vio amenazado con la posible construcción de dos hoteles que consistirían de 3,500 habitaciones hoteleras, unidades residenciales, múltiples campos de golf, un centro comercial, y otras construcciones urbanas. Hoy día aún se encuentra amenazado por el desarrollo urbano que terminaría en la destrucción o la contaminación de estas áreas.

screen-shot-2016-10-28-at-4-00-14-pm

Rivera Herrera resalta la importancia de la participación comunitaria en la conservación de estos ecosistemas, “estos son indispensables para poder sustentar cualquier actividad de nuestra sociedad inclusive el desarrollo económico.”

Referencias:

Corredor Ecológico del Noreste

Puerto Rico Sierra Club

Goldman Prize: Luis Rivera Herrera